fbpx

Menús de configuración en el Panel de Administración

La Creatividad en la Educación en Línea

Uno de los mayores placeres que tenemos quienes nos dedicamos a la educación es ver la creatividad de nuestros estudiantes. Todos nos emocionamos cuando recibimos una entrega llena de detalles bien pensados y estructurados, lo que nos hace sentir que hicimos muy bien nuestra labor. Para seguir incentivando esa creatividad en ellas y ellos, nosotros debemos desarrollar nuestra propia creatividad en la educación, realizando materiales divertidos y novedosos.

Esto suena sencillo, sobre todo con tanta tecnología, pero no siempre lo es, porque no solo se trata de elegir un juego en línea y llenarlo con nuestra sabiduría, se trata de encontrar una excelente alternativa para que, como dijera Freire, podamos crear un diálogo (creativo) con ellos, incluso si la educación es virtual.

Lo primero que debemos hacer es acercarnos al concepto de creatividad, para luego trasladarlo a la educación y después a la educación en línea.

¿Qué es la creatividad?

Según la RAE, la creatividad es la facilidad de inventar o crear. Muy bien, RAE, lo volviste a hacer, pues tu definición no nos ayuda mucho. Lo primero que deberíamos notar es que le hacen falta, por lo menos, dos ingredientes a esa definición (recuerda que estamos hablando de la creatividad en la educación): crear con qué y crear para qué.

El con qué es fácil, porque sólo podemos crear con lo que tenemos, así que voy a usar la idea de Henri Bergson, quien en su libro Materia y memoria nos explica que cada vez que vamos a tomar una decisión, lo hacemos como si tuviéramos un abanico de opciones, las cuales son creadas con todas nuestras vivencias y conocimientos previos, y seleccionamos la que nos parece más adecuada. Todo esto, (somos increíbles) sucede en unos cuantos milisegundos y casi ni nos damos cuenta de ello.

Ahora solo nos falta el “para qué”. Si tu respuesta es: para que los estudiantes aprendan, te invito a que vayamos un poco más allá, es decir, “el para qué del para qué de la creatividad en la educación”.

Sí, los estudiantes deben aprender, pero todo aprendizaje tiene un sentido diferente. No es lo mismo saber lo que le sucedió a Hidalgo en el Monte de las Cruces, que saber cómo se resuelve un Trinomio Cuadrado Perfecto. Aquí no te puedo dar una solución, pero estas preguntas te ayudarán a encontrar el “para qué del para qué de la creatividad en la educación” que estamos buscando: ¿El conocimiento es aplicable en la vida diaria? ¿Puede ser transversal? ¿Brinda bases o es especializado? ¿Hay alguna manera de poner ejemplos de la vida diaria?

Si lo pensamos bien, el “para qué” es siempre un problema para resolver. Así que podemos tener un concepto, por lo menos operativo, de creatividad:

La creatividad en la educación es la capacidad de generar ideas o conceptos que resuelven problemas de forma original con base en el bagaje personal o de grupo.

¡Te diste cuenta! Al final agregamos un detalle importantísimo: la creatividad también es colectiva, de hecho, la creatividad siempre es colectiva, aunque se realice de forma individual, porque, vamos a ponernos filosóficos, el conocimiento siempre parte de un conocimiento previo generado por alguien más, así que: la creatividad y el conocimiento son de todos.

La creatividad en la educación

Antes de continuar, me gustaría que, a partir de ahora, pienses en este pequeño juego: imagina que eres una o un diseñador instruccional (en otras palabras, y para ponerlo simple, eres quien va a convertir la información de tal forma que pueda convertirse en conocimiento para los estudiantes. Así que eres quien decide cómo es el material educativo de tu organización) y la jefa de Diseño Instruccional les dice a ti y a tus compañeros:

­—Como ustedes saben, las evaluaciones de los trabajadores de Empresa Imaginaria nunca pasan del 80%, por lo que nuestros materiales no han logrado la efectividad que buscamos, así que haremos un concurso. Quien realice el material educativo en línea más creativo y, sobre todo, más efectivo, se quedará con la cuenta, lo que, ustedes saben, implica un ascenso y un buen aumento de sueldo.

¡Que comience el juego!

Los mitos de la creatividad

Una de las imágenes más claras y poderosas sobre la creatividad (y lo que no es la creatividad) es la caja. Ya sabes, la famosa frase de: “piensa afuera de la caja”. Para ponerlo simple, la caja es nuestro pensamiento ya estructurado, con soluciones prácticas que nos funcionan y con las cuales nos sentimos cómodos. Pensar fuera de la caja es buscar alternativas que no se habían utilizado. Estas no tienen que ser enormes cambios, pueden ser pequeñas variaciones de lo que ya teníamos, pero que nos brindan beneficios.

Mira este pequeño video que hicimos para ti y luego continúa con el curso, para realizar las actividades interactivas.

Pensar fuera de la caja también implica cometer errores. Esto, para serte honesto, puede ser complicado, porque en nuestra sociedad se premian los resultados, pero los errores son seriamente castigados, aunque también, para nuestra fortuna, cada vez son más las empresas que están abiertas al error como medio de lograr cambios significativos a medio y largo plazo.

Los errores y la creatividad

Ahora sí, sigamos con el juego. La jefa de DI te ha pedido que, antes de crear el material, identifiques 5 mitos de la creatividad, pues ella considera que solo conociendo qué NO ES la creatividad, se puede llegar a ella.  Yo te voy a ayudar con tres, pero tú debes pensar en otros dos (por cierto, si buscas en Google “mitos de la creatividad” es como si a tu caja le pusieras bloques de cemento).

El caos y la creatividad

¿Quién no ha visto esas imágenes que dicen que las personas desordenadas son más creativas, o esas cadenas de whats que insisten en que las personas que llegan tarde son más inteligentes? Pues vamos a descubrir si esto es cierto. Mira y desliza el cursor de la siguiente imagen.

La confusión más común entre orden y creatividad es que se considera al orden como lo ya establecido, por tanto, es la contraparte de la creatividad. Bueno, pues lamento informarte que no, el tener tu cuarto tirado, llegar tarde o escribir con patas de araña, no es señal ni de inteligencia, ni de creatividad, en realidad es una sobrevaloración de lo que significa creatividad.

Si ya habíamos llegado a la conclusión de que la creatividad es dar soluciones fuera de la caja, ¿qué crees que va a pasar cuando esas soluciones creativas se apliquen y sean la rutina? Pues que se volverán parte de la caja, eso sí, de una más grande, pero caja al fin.

Así, la relación que hacemos del caos con la creatividad no es más que la romantización del desorden, pues no solo queremos que nos resuelva problemas, sino que nos dé un aire de rebeldía. Así es, todas y todos queremos ser las y los chicos malos de la educación en línea disruptiéndolo (RAE, te dejo esta palabra), pero lo cierto es que la creatividad es encontrar alternativas originales, no hacer magia del desastre.

La creatividad es para unos cuantos elegidos

La jefa de DI se dio cuenta de que uno de los compañeros, uno de los más callados, pero también uno de los más responsables, se puso muy serio cuando les explicó las reglas de la competencia. Ya te imaginarás que él no se sentía creativo. Siempre consideró que sus puntos fuertes eran el trabajo duro, el orden y la responsabilidad, pero que no lo pusieran a pensar en soluciones, porque él ahí no jugaba.

Vamos a usar el problema de este buen DI para buscar qué tipo de actividades son creativas. Es muy sencillo, sólo selecciona las actividades que consideres que son o pueden ser creativas.

¡Así es! Todas las actividades son creativas, por lo que el compañero que se sentía menos, ahora puede sentirse tranquilo y saber que es parte de la competencia, de hecho, esto está muy relacionado con el siguiente mito. Pero antes de eso, piensa en qué actividades seleccionaste primero. ¿Acaso fueron los músicos y la escritora? Sin duda, tenemos algunos sesgos de lo que implica ser o no ser creativos. ¡A trabajar en ello!

La creatividad llega de la nada

Sigue siempre esta famosa frase de Pablo Picasso: “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”.

Más claro no se puede. La creatividad no llega de la nada, no hay un genio mágico que nos mande sus buenas ideas. La creatividad no es más que el resultado de buscar soluciones con base en nuestro bagaje. Por tanto, si lo que queremos es ser más creativos, son nuestros conocimientos, habilidades y vivencias los que tenemos que aumentar y jamás pensar que las ideas llegan solas, parece que lo hacen, pero no es así.

Imagina que a alguien le llega la inspiración de una progresión armónica (los acordes que irán unos tras otros en una canción) de una canción que será un éxito. Bueno, pues queda más que claro que si no tiene los conocimientos para comprender esa progresión, no podrá usarla. De hecho, y seguro ya te diste cuenta, jamás le habría llegado esa inspiración.

Por tanto, la creatividad en la educación es un trabajo que nos permite llegar a soluciones cada vez más efectivas. Además, si este trabajo se realiza de forma colaborativa, funciona mucho mejor. No por nada, cuando se comienza un proyecto, muchas veces se hace por medio de una lluvia de ideas.

La creatividad en la educación

Definir la educación podría ser todavía más complicado que definir la creatividad, por lo que nos vamos a ceñir al proceso de enseñanza/aprendizaje y esto lo sabe muy bien la jefa de DI, por lo que te pide no una definición, sino algunas ideas para desarrollar la creatividad en los materiales educativos. Esto lo hace porque se ha dado cuenta de que no basta con saber lo que NO ES la creatividad, sino que se deben tener algunas rutas funcionales para ejercerla.

El storytelling como hilo conductor de los materiales en línea

El storytelling se ha hecho muy famoso en los últimos años como una de las maneras más contundentes de aumentar la creatividad en la educación en línea.

Como ya te había explicado en el video y, sobre todo, en el curso de Storytelling para cursos en línea, el Storytelling se trata de contar una historia para llamar y mantener la atención de los estudiantes. Para que ésta funcione debe tener algunas características:

La historia debe estar relacionada con el contexto del estudiante

Si estás realizando el material educativo para un curso universitario de geometría no euclidiana, no tendría mucho sentido poner a un niño de 6 años en un viaje para conocer los problemas a los que se enfrenta un estudiante en este aprendizaje, a lo mejor (y esta es una de miles de opciones) podría hacer una historia sobre el mismo Euclides tratando de comprender esta geometría.

Sin duda, un bello ejemplo de la creatividad en la educación. Antes de comenzar a escribir, te recomiendo que tengas en cuenta esto.

La narración debe ser verosímil

La verosimilitud es el conjunto de reglas internas de una narración. Por ejemplo, en Star Wars hay sables láser y naves espaciales que van más allá de la velocidad de la luz. Nosotros sabemos que esto no se puede, pero es verosímil porque sigue las reglas internas de las películas. Si, por ejemplo, pusiéramos a un dios nórdico que puede destruir un planeta con su martillo, aunque esto sea verosímil en otra película, no lo sería en Star Wars.

Veamos si este concepto tan importante quedó claro. Descubre la imagen que NO es verosímil.

A veces, la verosimilitud es compleja, pero es importante manejarla bien porque, de lo contrario, podemos hacer que nuestros estudiantes pierdan la concentración. Pero tampoco te angusties por esto, porque las distintas formas de pensar hacen que todos tengamos diferentes interpretaciones. Por ejemplo, en este caso, alguien pudo haber dicho que el sol no es verosímil porque parece caricatura y los dinosaurios no. No te preocupes, la idea es hacerlo lo mejor posible y que tú tengas claro por qué algo sí es o no es verosímil.

La gamificación de los materiales educativos como expresión creativa

La jefa de DI, muy amablemente, les dio una pista a sus diseñadores instruccionales: “a los trabajadores de esa empresa lo que menos les interesa son los grandes manuales”. Tengan en cuenta esto para mejorar la creatividad en la educación.

Listo, lo tenemos: ¡hay que jugar!

No te voy a decir aquí lo importante que es el juego para el aprendizaje, eso lo sabemos todos. Lo importante es cómo llevar el juego a los adultos para que aprendan, pero que no se sientan infantilizados.

De entrada, esto es un falso problema, porque a todos nos gusta jugar, solo que nuestros juegos van cambiando con la edad… pero no tanto.

Te voy a poner un ejemplo claro de que la infantilización no es un problema real: ¿te has fijado que las películas de los últimos veinte años están hechas por adultos, pero que su público son ellos mismos de niños? A todos nos gusta divertirnos, así que no tengas miedo con esa supuesta infantilización. La idea es que los estudiantes aprendan, así que vamos a ver cómo usar los juegos para mejorar la creatividad en la educación.

Herramientas de autor para la gamificación

Lo primero que debemos hacer es tener muy claro con qué herramientas contamos. Por ejemplo, todas las actividades de este curso están hechas con dos herramientas gratuitas Canva y H5P. En la primera hacemos las imágenes de base y en la segunda les damos la interactividad.

La lista es larga y basta una búsqueda en Google para encontrar cientos de opciones. Solo recuerda que la creatividad no está en la herramienta, sino en tu proceso mental.

Metaanálisis de este curso de creatividad

Si este curso está medianamente bien estructurado y analizamos bien la creatividad en la educación en línea, esta parte debe ser más un repaso que un apartado por sí mismo. Tal vez, mientras ibas leyendo, fuiste identificando algunas de las estrategias creativas que nombramos o que deben quedar claras incluso sin nombrarlas. Por ejemplo: hay una historia que se relaciona con el contexto de los diseñadores instruccionales y que, además, tiene un motivante extra: el crecimiento laboral.

Ten en cuenta esto, porque las historias de superación son fáciles de tratar y, además, hacen clic con el lector. Por cierto, es hora de decirte el final de la historia: todas y todos los diseñadores instruccionales comprendieron que la creatividad colectiva es más poderosa, por lo que se unieron y juntos lograron hacer un material educativo creativo que logró que los estudiantes aprobaran con un promedio de 98%. Todos los DI ‘s fueron ascendidos y recibieron su aumento. ¡Es nuestra historia, podemos hacer lo que queramos con ella!

Otro detalle que tal vez observaste es que algunos juegos no trataban exactamente sobre el tema del que se estaba hablando, como en el caso del trabajador que no se creía creativo. Lo que hicimos fue poner cierta distancia cognitiva para que tú llenaras ese espacio. Te aseguro que nunca olvidarás que todas las actividades son creativas.

Nos podríamos llevar muchas horas analizando este curso, pero me gustaría que pusieras atención en algo que no habíamos tratado y es de vital importancia: el lenguaje.

Es bien sabido que hay que escribir según el público al que estamos enfocados, pero también es importante SIEMPRE tener un lenguaje fluido y agradable. Este puede ser muy serio, si es necesario, o más casual, como en este caso, pero, por favor, si quieres que tus estudiantes aprendan, ten mucho cuidado con la estructura del lenguaje. No hagamos más complicado lo que ya es difícil de comprender.

Por último, como actividad de refuerzo, te invito a que busques otro aspecto creativo aplicado a este material y que lo converses con tus compañeros. Recuerda que la hermenéutica es una cuestión social y, por tanto, colectiva.

Reactivos sobre la creatividad en la educación

Otros cursos educativos que te pueden interesar

Como hacer un curso en línea
Curso completo de Doodly
Principales autores de pedagogía
Cómo crear un personaje
Curso de arte latinoamericano