fbpx

Menús de configuración en el Panel de Administración

Mi vida en las manos de un millennial


¿Quién no ha leído los chistes y visto los memes sobre la generación millennial? Fuera de que puedan ser divertidos o simplemente ofensivos, hay algo detrás que llama mucho la atención.

¿En verdad es tan curioso que un joven no sepa cómo se usa una videocasetera VHS, es más, una Beta? Yo no recuerdo a mis abuelos burlándose de mí porque no tenía ni idea del funcionamiento de una plancha de carbón.

Otra crítica recurrente es la de que pasan más tiempo en el celular, la tableta o la computadora que en la vida real. De entrada, ¿quién nos dio la atribución de decir qué es real y qué no? Además, cualquiera que se suba a un camión o se encuentre en una sala de espera, verá que están tan pegados a la tecnología los adultos como los jóvenes. Sobre esto también se suele decir que existe un desapego de la sociedad, que no tienen amigos, que no saben cómo enfrentarse a la adversidad y un sinfín de problemas causados por las redes sociales.

Ahora pongo dos ejemplos, ambos sucedidos recientemente en la Ciudad de México. Hace casi un año, hubo dos grandes temblores que causaron la pérdida de muchas vidas. Cual rio salvador, miles de jóvenes salieron a las calles a rescatar a los heridos. Se podría pensar que también lo hicieron nuestros padres en el 85, pero jamás con el grado de eficiencia que demostraron los tan denostados millennials. En esta ocasión, contamos con mapas en tiempo real que nos indicaban dónde había derrumbes, dónde se necesitaban manos para levantar escombros y a dónde acudir en caso de necesitar herramientas sofisticadas.

Foto de Elizabeth Sauno.

El otro ejemplo ocurrió, hace unos pocos días, en la UNAM, la máxima casa de estudios del país. Cientos de jóvenes estaban realizando una protesta pacífica frente a rectoría, cuando un grupo de choque (en México se les conoce como porros y son maleantes pagados para atacar a los estudiantes organizados) se lanzó contra ellos. En respuesta, miles de universitarios salieron a las calles para defender su seguridad.

¿Estos actos pueden ser realizados por personas que no se interesan en la realidad? Tal vez debamos redefinir nuestra definición de realidad, pues quizás ya es demasiado corta.

Por si esto fuera poco, esta generación está transformando el sistema de producción. Están cambiando de una sociedad de puro consumo, a una colaborativa. Incluso, las empresas que ellos están creando tienen un fuerte sentido social, pues para muchos de ellos no tienen sentido trabajar en algo que no va a beneficiar a muchas personas.

Yo, sin duda, pondría mi vida en manos de una generación así y es por lo que ellos son el corazón de Alejandría.