fbpx

Menús de configuración en el Panel de Administración

¿Somos hombres o payasos?

¡Alto ahí! Vamos a quitar lo políticamente incorrecto a la expresión: “¿somos hombres o payasos?”. Le borramos el machismo implícito y le quitamos lo de los payasos porque ellos son bonitos, además de que nada es más valiente que enfrentarse a una caterva de niños estimulados por el azúcar de un pastel y tenemos algo como: ¿nos vamos a tomar las cosas en serio o sólo será un juego?

Trabajemos con esta frase desde la educación.

No sé si se han dado cuenta, pero a los gobiernos les encanta pensar por nosotros. A veces nos damos cuenta de esto, pero a veces no. Voy a poner un ejemplo: hay muchos estudios que dicen que es más saludable comer frutas, semillas y verduras, que carnes y lácteos; hay otros que nos explican que debemos hacer media hora de ejercicio moderado al día. Con esta información: ¿qué nos recomiendan los gobiernos? ¿No comer carne, sobre todo procesada y hacer todo ese ejercicio? No, lo que nos dicen, en lo mejor de los casos es: modera tu consumo, camina veinte minutos.

Lo más triste de lo anterior, es que los gobiernos lo hacen no porque nos quieran muertos. De hecho, sale demasiado caro tratar hipertensos y diabéticos, lo hacen porque es lo que creen que vamos a lograr. Piensan que si nos dijeran toda la verdad, ésta será tan apabullante, que no mejoraríamos en nada nuestros hábitos. En otras palabras, no nos creen capaces de tomar las mejores decisiones para nosotros.

Pusimos el ejemplo de la comida por dos razones, porque es algo que tenemos muy a la mano y porque podemos investigar el tema de forma sencilla (por ejemplo, en Alejandría tendremos algunos cursos de nutrición, pero también sobre rutas metabólicas). Nuestra visión es clara, pondremos a disposición de todo el mundo muchísimo conocimiento, bien impartido, para que se haga parte de cada persona como miembro de la sociedad, pero este conocimiento, como diría el tío de Peter Parker, conlleva una gran responsabilidad, pues ya no podremos ser los mismos, tendremos que cambiar y transformar, entre todos, nuestro mundo.

Ah, y sólo para que mientras vayas estudiando sobre el tema, te recomiendo el libro Comer para no morir de Michale Greger. No esperes instrucciones de qué hacer, ahí sólo encontrarás información para que tomes tus decisiones.

Entonces, ya con el conocimiento encima, ¿nos vamos a tomar las cosas en serio o sólo será un juego?