fbpx

Debilidades y Fortalezas

¿En qué es bueno…y en qué no?


Antes de hablar sobre los mecanismos de defensa, recordemos en establecer debilidades y fortalezas en nuestros personajes ya que ambos aspectos son parte fundamental de todo ser humano y van de la mano.

Hablemos primero de las fortalezas. Éstas trabajan en conjunto con las debilidades, pues es muy común que el personaje las vaya superando mientras crece en la dirección opuesta, como la cobardía que se convierte en valentía. También hay que tomar en cuenta que algunas fortalezas se vuelven defectos después de cierto tiempo. Un personaje necesitaría aprender a ser simplemente seguro de sí mismo sin ser arrogante, o quizá puede que esa seguridad se vaya tornando poco a poco en arrogancia.

Ahora con las debilidades: son los ejemplos más comunes de crecimiento del personaje. Arrogancia, ira, celos, inseguridad, cobardía: un arco de transformación en el que el personaje supere este tipo de aspectos negativos es simple pero atemporal (también es posible que desarrolle defectos en vez de superarlos).

Los personajes principales deberían tener estos defectos, no sólo porque estos los hacen más humanos, sino porque de no tener una sola cualidad negativa no merecerían ser los personajes principales. “Historia” es otra palabra para “cambio”, un sinónimo de crecimiento del personaje. La historia es el carácter del personaje que va cambiando, para bien o para mal. Al inicio de toda historia, a los personajes principales les hace falta algo vital, un conocimiento sobre sí mismos, un conocimiento sobre cómo vivir una mejor vida y  este vacío les está arruinando la vida. Es su misión superar estas debilidades si quieren volverse completos y alcanzar su final feliz.

Existen dos tipos de debilidades: psicológicas y morales. Las psicológicas sólo afectan al personaje principal, mientras que las morales hacen que sea el mismo personaje quien afecte a los demás.

Todo esto ocurre al inicio de la historia, cuando se introduce el mundo ordinario del protagonista. Comienza con las fortalezas, dale a la audiencia una razón para que les agrade o, por lo menos, que empaticen con tu personaje, y se sientan fascinados. En el libro “¡Salva al Gato!”, se hace referencia a la teoría infalible de Blake Snyder en alusión a una escena, absolutamente ineludible, en que el público va a conocer al protagonista de la película por primera vez y éste hace algo entrañable, por ejemplo salvar al gato, y que involucra irremisiblemente al espectador en la historia y al personaje.

Hay muchos elementos que son fáciles de desarrollar, pero es el coraje lo que todos necesitan, si el personaje no tiene las agallas para ir en busca de lo que quiere, automáticamente pasa a ser un personaje de fondo.

Ejemplo: ya habíamos establecido lo importante que es exhibir el aspecto que el personaje deberá transformar o superar desde el inicio, pues lo mismo ocurre con la debilidad de carácter y la conciencia de sí mismo, así como con lo que necesitan aprender. Tal es el caso de Scrooge en Un Cuento de Navidad, cuando su sobrino le da su discurso sobre la Navidad y lo maravillosa que es, lo que provoca que Scrooge se moleste y reaccione violentamente.

 

Repasa el tema con este video:

Ver todo Añadir una nota
Agregue su comentario

Buscar cursos