Ejercicios

Practiquemos:

 

  • Identifica el problema de la trama: ¿qué es lo que está afectando al mundo del personaje? ¿Dónde se localiza la inequidad de la historia?
  • ¿Cuál es la solución para el problema anterior? ¿Requiere que todos los personajes se unan para resolverlo o es tarea para el protagonista solamente?
  • ¿Ya decidiste si el objetivo de la historia se alinea con el objetivo externo del personaje? ¿Éste en verdad desea ser parte de la solución o se opone a ello?
  • Si resulta que sí es un protagonista, entonces ¿cuál o quién es su fuerza opositora? ¿Qué le impide alcanzar su objetivo, llegar a la resolución del problema?

 

Si te resulta un poco confuso diferenciar entre protagonista y personaje principal puedes checar primero el siguiente ejemplo que daré y realizar el tuyo también:

  1. Personaje principal y mundo ordinario: Pepe trabaja en la oficina de un gran edificio.  
  2. Problema de la historia: los trabajadores  no pueden estacionar su autos en el espacio designado porque un árbol ha crecido tanto que abarca muchos de sus lugares y ahora tienen que estacionarse en la calle, lo que provoca que les roben seguido.
  3. Solución al problema: el árbol debe talarse, no hay otra forma.

 

Aquí es donde conoceremos si nuestro personaje principal será protagonista o no:

A Pepe no le parece que talen un árbol tan grande y tan valioso, pero sabe que, tanto sus compañeros como él, no pueden seguir arriesgando sus también valiosos vehículos.

 

La pregunta es: ¿será Pepe parte de la solución… o no?

 

Recuerda: PROtagonista = PROsolución / ANTagonista = ANTisolución.

 

Si Pepe decide que lo mejor será no oponerse a la decisión de sus jefes y compañeros porque no existe una mejor manera de resolver su conflicto, entonces se convertirá en un PROtagonista, porque estará a favor de la solución (talar el árbol), y trabajará con todos para conseguir el objetivo.

Si, por el contrario, decide que esa no puede ser la única forma de recuperar sus lugares y se da cuenta que existe otra manera pero que será mucho más difícil, que significará que todos se molesten con él y que quizá ni lo logre. Es entonces cuando se convierte en un ANTagonista, porque se opone a la solución del problema (NO se talará el árbol).

Entonces decide protestar, acude con los altos mandos, coloca pancartas y hasta se ata a una de las ramas para evitar que las máquinas lo corten.

Aquí ya se vuelve un problema para todos los demás, pero no para nosotros como espectadores. Porque nosotros lo estamos percibiendo de otra manera, para nosotros NO es un villano, es el héroe a través del cual vivimos la historia, nosotros  sabemos que está haciendo algo noble, pero para sus compañeros se vuelve alguien que está en su contra y que no está causando más que problemas. Ellos, que desean que el árbol se vaya, no son tampoco malas personas por querer talarlo, es sólo la mejor y más rápida idea que tienen para resolver el conflicto del estacionamiento y volver a sentirse seguros dentro de su espacio de trabajo.

Para que nuestro héroe tenga éxito con su objetivo y para que los demás también salgan ganando se deberá llegar a un común acuerdo, como que el edificio decida conservar el árbol y, a cambio, abrirá una parcela en la parte de atrás para que todos tengan un lugar seguro para su auto.

Si con estos ejemplos te fue más fácil comprender las diferentes fuerzas opositoras, puedes continuar con los ejercicios.

Ver todo Añadir una nota
Agregue su comentario

Buscar cursos