El formato

Los guionistas tienes programas especializados para crear sus guiones, pues se les exige un formato específico. En nuestro caso, no es necesario aprender a usar uno de estos programas (que para cualquiera que realice curso le parecerá sumamente sencillo, por cierto), porque, además, puede no sernos tan útil.

En cine hay dos tipos de guiones: el literario y el técnico. El primero tiene solo a los personajes, sus acciones y sus diálogos, mientras que el segundo dice exactamente qué va a suceder segundo a segundo, qué tomas se van a realizar, qué efectos se usarán, etc.

Lo que nosotros necesitamos es un punto medio, pues necesitamos indicarle a quienes realizarán los productos finales qué debe suceder, pero no al grado de decir qué tipo de cámara usarán.

Para nosotros es más que suficiente el formato de tres columnas:

En la primera columna se coloca lo que los personajes dirán. En la segunda, lo que se verá en la pantalla y en la tercera los conceptos que se deben resaltar. Si te sirve de ayuda, puedes agregar una columna más antes de la de voz, donde pongas: Inicio, Desarrollo y Cierre, pero como ya somos más profesionales y sabemos que esos términos no engloban lo que deseamos, mejor pon: Presentación, Confrontación y Resolución.

Por último, tal vez ya te diste cuenta de que tal vez sea necesario hacer varios guiones y, por tanto, varias escaletas. Si esto es así, te recomendamos que realices una escaleta general de toda tu historia y una escaleta por cada capítulo, de las que saldrá cada uno de los guiones. Esto te ayudará a nunca perderte y tener muy claro hacia dónde deben ir tus personajes.

Ver todo Añadir una nota
Agregue su comentario

Buscar cursos