Fuerza Opositora

Y ahora…más problemas


El plan que se había formulado con anterioridad para conseguir el objetivo sale mal. Puede también que sea el momento en el que la traición de un “aliado” sea descubierta, o cuando los verdaderos aliados y el protagonista hayan juzgado mal a la oposición. También puede tomar la forma de una desviación o retraso que haga que el personaje se desconcentre de su objetivo y pierda parte o todo el progreso que había logrado hasta ahora.

La fuerza opositora NO es necesariamente un villano. Existen muchas películas en las que esta fuerza ni siquiera es humana –como en “El día después de mañana”, los personajes se enfrentan a las fuerzas de la naturaleza-. El conflicto se genera cuando un personaje desea algo y el otro desea algo completamente diferente. Estos personajes están luchando cada quien por conseguir su propio objetivo, cada uno intentando tácticas nuevas cada vez con mayor determinación. Se trata de establecer quién pelea con quién, por qué y para qué.

Por lo general, la fuerza opositora resulta ser una sorpresa, esta es la parte en la que se solidifica el conflicto con el desarrollo del personaje. Puede ser una sorpresa placentera pero es más probable que sea algo negativo. Puede ser muy útil para hacer que el protagonista se comprometa con el objetivo o, alternativamente, puede ser usado para cuestionar su rol en el conflicto.

Debe quedar claro que la historia (cualquier historia) es un argumento, una analogía para nuestras propias mentes intentando resolver un problema. Toda historia comienza con una inequidad  de fuerzas (la causa de las dificultades por las que pasa la historia) que requiere una resolución. De este problema deviene el objetivo de la trama. El objetivo de la trama es simplemente la solución al problema. Es el punto central alrededor del cual todos los personajes orbitan. Ahora, algunos personajes querrán resolver dicho problema; otros no. Algunas veces el personaje principal querrá resolverlo, pero no siempre es el caso. Puede ser que el objetivo de la historia no sea el mismo que el de este personaje. Así se definen los “protagonistas” y los “antagonistas”. Los primeros son pro-solución y los segundos son anti-solución.

Ejemplo: el personaje principal de La guerra de las galaxias, Luke Skywalker, es un protagonista porque quiere resolver el problema (la agresión del Imperio) que pone en marcha a la historia. Pero en Cómo entrenar a tu dragón, Hipo, aunque también es el personaje principal, es en realidad un antagonista porque se opone a la solución (matar dragones) que el resto del pueblo necesita para resolver su problema de invasión de dragones.

Repasa el tema con este video.

Ver todo Añadir una nota
Agregue su comentario

Buscar cursos