La postura

Una vez entendido, que la meditación implica y sugiere un mayor uso de la mente, es importante recordar que el cuerpo debe apoyar esta actividad, es por eso que la postura, la respiración, la distensión muscular, entre otras cosas, pueden ser de gran ayuda para incrementar tus poderes de visualización, concentración y relajación profunda.

 

La posición que tomemos al meditar es de suma importancia, primordialmente necesitas adoptar una postura con la que te sientas cómodo o cómoda debido a que pasaras algún tiempo sin moverte y esto puede llegar a ser cansado o te puede distraer de la principal finalidad que es meditar.

 

Por medio de la postura, podemos alinear los chakras, los cuales, son vórtices de energía vital que tenemos en todo nuestro organismo. Estos regulan, transforman o abren los canales para que la energía fluya libremente en el cuerpo lo cual propiciará una meditación más efectiva y/o poderosa. Los principales, se encuentran ubicados en el centro de nuestro cuerpo y son siete: raíz, sacro, plexo solar, corazón, garganta, tercer ojo y corona. Los buenos hábitos siempre son beneficiosos en cualquier objetivo que se desea alcanzar, es por eso que, si desarrollas desde el principio una correcta postura, los resultados serán mayores y será más fácil incluir la meditación en tu rutina diaria.

 

Es necesario que te concientices que debes crear la mejor experiencia para ti, es por eso que, al iniciar, te pido que no seas tan rígido contigo mismo, si se te dificulta poder adoptar la postura correcta, ¡no desistas! realiza tus meditaciones como te sea mejor y poco a poco notarás que incorporar nuevas posiciones te será más sencillo.

 

Ver todo Añadir una nota
Agregue su comentario

Buscar cursos