fbpx

Para ponerse a pensar

Lo queramos o no, al ver (cada vez que en este curso digamos “ver”, pensemos también en: leer o escuchar) comenzamos a analizar lo que sucede. Nuestra mente nos indica un sin fin de cosas, por ejemplo: al leer Romeo y Julieta, nos imaginamos a los personajes: si tienen ojos verdes, azules o cafés, su ropa, su voz. También pensamos en el contexto, por ejemplo, ¿por qué los Capuleto se pelearon con los Montesco? Si es un video, todo lo anterior lo tenemos muy claro, pero en este caso también comenzamos a hacer relaciones entre lo que estamos viendo y nuestra vida: ¿los personajes se parecen a mí o a alguien que conozco? ¿La situación que nos planteó el autor es creíble o, por lo menos, interesante?

Lo más curioso ahora es que, seguramente, tú ya estás pensado: ¿cómo haría yo un vídeo así? ¿Lo haría con ese tipo de animación? ¿Qué personajes usaría? ¿Cómo expreso lo que estoy pensando por medio de una historia?

Aunque no lo parezca, eso también es interpretación y para eso están hechas las narraciones: para ser interpretadas.

Ahora sigamos con la historia de Magú, pues por eso estamos aquí.

 

Ver todo Añadir una nota
Agregue su comentario

Buscar cursos