¿Qué aprendimos en este curso?

¿Qué aprendimos en este curso?

Espero que este curso te haya gustado tanto como a mí. En él pudimos dar un viaje en la historia social, cultural, económica y política a nivel mundial y de nuestro país, mostrándonos que el siglo XX fue un momento de mucho caos, movilización y cambio.  Es interesante ver los contrastes y las similitudes que hubo en aquel momento, el impacto que eso tuvo en las sociedades y el resultado que se obtuvo de las miles de manifestaciones y peticiones que la población exigió durante cada una de las movilizaciones. Y claro, cómo todo lo anterior afectó de manera directa y cómo se fueron creando y diseñando las grandes ciudades.  La composición de los edificios, su utilidad y función trataron de responder a un discurso de modernidad y progreso, es decir, a las necesidades que estas sociedades cambiantes y en desarrollo fueron adquiriendo conforme su contexto lo requirió.  Es interesante ver cómo es que comienza la necesidad por parte de los arquitectos de adaptar el espacio a una necesidad y no al revés, es decir, que quienes habitaron u ocuparon dicho espacio se adaptaran a él. En este curso tratamos de explicar las formas en que esta enseñanza se llevó por todo el mundo, las escuelas que surgieron y cómo México adoptó estas nuevas formas de diseñar la ciudad para fines políticos y sociales.  Nuestro país trató de estar a la altura de las potencias mundiales, en ocasiones se logró dicho cometido, pero ¿realmente se combatió el problema de vivienda? Recordemos que este discurso se propagó con mayor fuerza después de los años 30, cuando las dolencias de la Revolución mexicana ya estaban sanando y surgió la necesidad de darle un cambio a la ciudad, de irla conformando nuevamente y establecer conexiones mundiales a través del arte y la cultura.  Sin embargo, no debemos de perder de vista cómo es que estas ciudades forman parte del descontento social siendo, en muchas ocasiones, escenarios de grandes movimientos, mítines y reuniones públicas que cambian el sentido y resignifican espacios.  La ciudad entonces se vuelve un actor político, cultural y artístico. ¡Qué vivan nuestros escenarios diarios!  La historia nos muestra las grandes problemáticas que como sociedad enfrentamos. Sin embargo, también es una buena oportunidad para visibilizar lo que ya pasó y cómo esto repercutió a favor o en contra en nuestro tiempo presente y que mejor que sea viendo lo que nos rodea, aquello donde a diario caminamos, visitamos y vivimos; las ciudades modernas como espacios para el caos, la movilización y el desorden. 

¡Nos vemos en el siguiente curso!

Ver todo Añadir una nota
Agregue su comentario

Buscar cursos