Manipulaciones en el masaje

Deslizamientos

 

Los deslizamientos son una manipulación de las más utilizadas. Sirven para iniciar el masaje, esparcir el aceite y como primer contacto con el usuario. De igual forma, se utilizan para cerrar la sesión. Son manipulaciones relajantes que sirven para drenar y eliminar desechos metabólicos del organismo.

Un deslizamiento suave y superficial ayuda a la eliminación de las células muertas de la piel, así como a la relajación muscular. Por el contrario, un deslizamiento con mayor presión estimula la linfa y la sangre a niveles más profundos y ayuda a descontracturar los músculos.

Resumiendo: un deslizamiento lento, largo y ligero relaja y un deslizamiento rápido, corto y fuerte activa.

Estas manipulaciones siempre se hacen en dirección al corazón en los miembros inferiores y hacia lo ganglios en el tronco. Se utiliza la palma de las manos al tenar del pulgar. La idea es que la parte de las manos que utilicemos abarque la zona que vamos a tocar, en la espalda utilizamos toda la palma de la mano sin dejar huecos, en el cuello usamos la mano y los dedos que no se separan de la piel. Se aplica lento suave y con ritmo circular o semicircular en la espalda.

 

Amasamientos

 

Es una manipulación que requiere mayor fuerza y técnica. Se utilizan movimientos circulares, pellizcamientos, rodamientos, etc. Puede ser longitudinal a la musculatura o transverso. Hay amasamientos con nudillares, pulgares y digitales.

Esta manipulación ayuda a dar mayor elasticidad a los tejidos, favorece la circulación sanguínea y linfática y libera contracturas, ya que rompe adherencias en el tejido eliminando la fatiga muscular cuando son suaves y profundas. Un amasamiento lento es relajante, sedante y descontracturante.

 

Fricciones

 

Estas manipulaciones abarcan todas las capas de los tejidos. Tienen un efecto similar al deslizamiento y al amasamiento combinados, pero se realizan en lugares más pequeños y concisos en donde no se puede despegar el músculo del hueso. Se puede llegar a tendones con esta manipulación.

Los dedos no se desplazan, sino que se quedan fijos en la piel con movimientos circulares. La presión es firme, rítmica y profunda. Es utilizada para calentar una zona a trabajar.

 

Rodamientos

 

Sirven para tejidos pegados, liberar adherencias y descongestionar tejidos. La técnica consiste en levantar pliegos de la piel y desplazar ese pliego a lo largo de la zona.

 

Ver todo Añadir una nota
Agregue su comentario

Buscar cursos