Transformación

Es momento de decidir


Una vez establecido el elixir del personaje, procederemos con lo que suele ser el momento más difícil para nuestros personajes: la transformación. El protagonista se ha enfrentado a diversas decisiones a lo largo de toda la historia, pero ha llegado el momento de enfrentarse a la decisión importante: “Ya conoces la verdad, ya sabes lo que necesitas para conseguir tu salvación. ¿Escogerás este elixir, dejarás que tu viejo yo muera, y te convertirás en alguien mejor?”. Esta siempre será una difícil decisión.

La revelación debe ser significativa para ellos y no puede ser fácil. No escribimos historias sobre héroes que toman decisiones sencillas. Los villanos la tienen fácil. ¿Tu protagonista adoptará esta nueva forma de vida, adoptará la verdad, y dejará que su viejo yo muera? ¿O seguirá siendo el mismo de siempre (lo cual sería la opción más cómoda y mucho menos desafiante) por lo que terminará atrapado como una especie de muerto viviente? En la mayoría de los casos, por supuesto, los personajes escogen la primera opción. Usualmente, este momento es la escena más triste de la trama.

Recuerda que si tu personaje va a transformarse de “Persona Incompleta” a “Persona Completa”, realizará todo un viaje en el que hará que esto sea posible.
La historia externa, la persecución de ese objetivo tangible del que nos habla la premisa, está provocando que se forme un viaje en el interior de nuestro protagonista. Lo que sea que tengan que hacer para conseguir ese objetivo causará presión en sus debilidades, y la presión suele provocar cambio. Cualquier protagonista que pueda triunfar sin desarrollarse como individuo es un personaje reemplazable. Si la audiencia se da cuenta desde el principio de que tienen todas las habilidades de conseguir su objetivo, entonces el suspenso reside enteramente en fuerzas externas, y el personaje pierde mucha de su voluntad.

Cabe mencionar que cuando el protagonista se enfrente a esta gran y terrible decisión, ésta tendrá un efecto directo y masivo en el clímax de la historia. Algunas veces, el personaje tendrá más de un área de desarrollo, por lo que deberá tomar más de una decisión importante, las cuales pueden ser conflictivas entre sí, tener consecuencias opuestas o tomarse en puntos totalmente diferentes dentro del clímax.

Ejemplo: en Enredados, Flynn Ryder entendió la diferencia entre  deseo y  necesidad: Deseaba una corona pero necesitaba enamorarse de Rapunzel. Necesita amar algo más que a sí mismo, y descubrir que el amor no es algo a lo que haya que temer y rechazar. Tomó su decisión. Dejó de ser el evasivo ladrón Flynn para pasar a ser el desinteresado y completamente enamorado Eugene.

 

Repasa el tema con este video:

Ver todo Añadir una nota
Agregue su comentario

Buscar cursos