Vida y obra de los personajes

Pero ¡qué sencillo examen!

Ahora, te vamos a explicar por qué las preguntas fueron tan simples y analizaremos lo que has descubierto sobre los personajes.

Analicemos primero al protagonista. De entrada, sabemos que es un oficinista, pero también logramos comprender que él no es un oficinista feliz. Tal vez tenía muchas expectativas de laborar ahí, pero se siente frustrado. También sabemos, por su forma de hablar, que está cansado todo el tiempo. Si unimos ambas cosas, sabemos que es un hombre que está deprimido o cerca de la depresión.

¡Así es como se construye un personaje! Sólo tenemos que ir pensando algunas cosas que le hayan pasado, para saber por qué es así ahora. Lo más recomendable es escribir una pequeña historia sobre tus personajes, así siempre tendrás claridad de cómo van a actuar ante cada situación.

 

¿Y qué decir sobre el señor Pánfilo? Lo primero que se nos ocurre es que es el típico jefe molesto que siempre se está desquitando con sus empleados, pero puede ser que esto no sea así, tal vez sólo tuvo un mal día y le habló mal a Magú porque su jefe también lo regañó a él y no supo cómo reaccionar.

Ahora, usemos a este personaje para explicar algo sobre los personajes tipo (arquetipo). Éstos se emplean para simplificar la creación del personaje. Si te fijas bien, tanto Magú como el señor Pánfilo son arquetípicos, es decir, todos sabemos cómo son, sólo necesitamos mostrar algunos detalles para que nuestros alumnos sepan todo sobre ellos.

Usa este tipo de personajes cuando tus cursos, y por tanto tus historias, sean muy cortos. ¡Te va a ayudar muchísimo!, porque no siempre tenemos tiempo de construir personajes sólidos, además de que nuestro foco de atención es el conocimiento que estamos compartiendo.
Ver todo Añadir una nota
Agregue su comentario

Buscar cursos